El Programa GAMER - La Era de los Sheitans - DIGITAL

El Programa GAMER – La Era de los Sheitans – Capítulo 22 – Día de calentamiento

Llegaron al gimnasio principal de la Barraca 1, listos para iniciar un día que, pensaron, sería como cualquier otro de los que habían tenido desde que llegaron a Blossom; los sesenta y cuatro GAMERS que se encontraban bajo la tutela del teniente Lorte Edium se mantenían ordenadamente formados, escuchando con atención a su mentor, quien había demostrado ser un sujeto muy impredecible durante los meses que habían pasado juntos.

—Finalmente ha llegado el día que tanto esperaban, todos ustedes han soportado en grado superlativo la primera fase de mi método y están finalmente preparados para algo que seguramente será más de su interés: la fase práctica.

El teniente se mostraba complacido por los avances que sus sesenta y cuatro estudiantes habían alcanzado en los últimos dos meses, desde que su fase teórica diera inicio. A su manera de ver, ya tenían las bases para enfrentar al tipo de oponente que les tocaba, conocían cómo estaban conformados, sus puntos débiles y comportamiento básico, los frecuentes entrenamientos físicos que realizaban varias veces al día habían mejorado también la condición física de la mayor parte de los chicos; ahora necesitaban prepararse para el combate de verdad, adquirir las rutinas de un soldado regular.

—Veo que la mayoría hicieron buen equipo durante la primera fase, en algunos nació amistad, —dijo al ver a Sharon y a Jurgen; —mientras que otros… bueno, me decepciona que su deseo de dominación nuble su mente. —Observó a Kl4ws y a Lewis que no se dirigían la palabra.

Además de otorgarles a sus estudiantes los conocimientos teóricos y biológicos de los sheitans, la primera fase tenía como objetivo integrar más al grupo, y aunque no todos habían entablado amistad, Edium consideraba que se había logrado mayor cohesión entre sus pupilos; un éxito más que se podía colgar el orgulloso teniente.

—Deben saber, —añadió, —que lo que les espera será todavía más difícil que lo que acaban de pasar. A continuación conocerán las armas, los movimientos y la estrategia que les permitirá mantenerse con vida una vez que salgan a pelear. La fase dos es tan cruda y dura como lo sería un combate real, y aunque no usaremos municiones verdaderas, todo lo demás está permitido; incluidos golpes y ataques por la espalda, serán libres de utilizar cualquier táctica en sus entrenamientos. Jóvenes, no teman ir con todas sus fuerzas contra sus camaradas, sólo así podrán salvarles la vida una vez que deban luchar de verdad.

—¡Finalmente entraremos en acción! —Exclamó Lewis, quien se encontraba junto a Jurgen y a su hermano Gabe. Su expresión fue del agrado de Edium, quien siempre apreció su entusiasmo.

—Exactamente, sigan el ejemplo de su camarada Lewis, mírenlo bien, él, aunque no fuera el más destacado durante la primera fase… sin importar que vomitara o se desmayara a causa de las disecciones, su entusiasmo lo llevará lejos.

Kl4ws, quien fuera su compañero de equipo y que había hecho la mayor parte del trabajo de ambos durante la fase uno, no pudo más que hacer una mueca de disgusto, su relación con Lewis era lo opuesto a amistosa.

—A partir de mañana comenzaremos con la fase práctica, van a conocer las técnicas de combate y se familiarizarán con el armamento y equipo que van a usar durante la guerra contra los sheitans. No se confundan. —Se interrumpió al notar un incremento de entusiasmo de parte de los GAMERS. —Esto no es un juego, en esta fase hay posibilidad de salir lastimados de gravedad o incluso de que mueran si se descuidan.

El comentario del nivel de riesgo en esta fase bajó un poco la algarabía que se había ido incrementando ante la expectativa de entrar en acción; algunos de los cadetes mostraron verdaderas señales de miedo al mismo tiempo que otros parecieron interesarse aún más.

En los últimos meses no sólo se habían dedicado a estudiar la biología de sus enemigos sino que estuvieron obligados a acudir varias veces al día a ejercitarse en el gimnasio en que ahora se encontraban, el cual por ello ya les era familiar. La preparación física era obligatoria y el teniente Edium se aseguraba que todos sus cadetes cumplieran con largas jornadas de ejercicio y acondicionamiento físico extenuante, mismo que ya había mejorado la anteriormente precaria condición de los jóvenes.

Aquellos GAMERS que habían llegado en peor forma mostraban una importante mejoría. Lewis y Gabe, entre otros que llegaron con clara obesidad, si bien no habían perdido todo el peso extra con que cargaban al inicio del programa, sí habían logrado un avance importante, obteniendo musculatura en brazos y piernas, dejando a muchos GAMERS en esa extraña fase en que el individuo está entre la gordura y la musculatura; en esos casos el entrenamiento físico se había enfocado en dotarlos de mayor fortaleza, a sabiendas que el sobrepeso no se podría eliminar por completo en tan corto período de tiempo. Otros que llegaron en una situación menos crítica en cuanto al peso pero de mayor importancia en cuanto a la fuerza, tales como Jurgen y Reolf, habían desarrollado un poco de musculatura, sus brazos y espaldas se habían ensanchado y por fin adquirían una imagen más cercana a lo varonil ante los ojos de sus compañeros. Mientras que quienes ya se encontraban previamente en buena condición. como Sharon y Kl4ws, aunque en apariencia sólo se habían tonificado, adquirieron mucha mayor destreza, lo que les incrementaba su ventaja sobre los demás. No todo fue éxito pues existieron algunos tristes casos en que no hubo resultados, Néster y su hermano formaban parte de una pequeña lista en rojo, ellos no habían alcanzado mejora y probablemente no alcanzarían a llegar a la fase final del programa, con lo que no serían merecedores de los beneficios que éste otorgaba.

Conocían bien la postura de Edium respecto a la condición física por lo que llegaron mentalmente preparados para destrozarse los músculos con sus extrañas rutinas de ejercicio; como ya estaban acostumbrados, llegaron listos y vestidos de modo adecuado para la actividad física. Hombres y mujeres dejaron en sus lóckers los uniformes de cadetes y aparecieron ataviados con entalladas licras las mujeres, y pantaloncillos cortos y camisetas los hombres.

—El día de hoy y para su diversión, —dijo Edium con su ya familiar tono cínico, —no vamos a estudiar más teoría, tampoco vamos a hacer gimnasio. Esta vez se van a despedir de sus compañeros de equipo de la fase anterior de la mejor manera. Como a partir de mañana serán rivales, hoy vamos a iniciar esa rivalidad.

Tras hacer una pausa y mostrar una sonrisa que indicaba que tramaba algo, sonrisa a la que ya estaban acostumbrados y sabían que precedía a alguna extraña ocurrencia, Edium añadió.

—Hoy vamos a pelear uno contra uno, contra quien fuera su compañero o compañera en la fase previa. Serán treinta y dos combates por lo que pueden anticipar que estaremos aquí todo el día, prepárense mentalmente para tolerar esto y enfrentar a sus compañeros con todas sus fuerzas; no se contengan por la amistad que pudieran tener. ¿Dudas? Bien, entonces comencemos.

Edium, aplaudiendo, movilizó a sus estudiantes para preparar su «fiesta de despedida», formó a sus sesenta y cuadro GAMERS y a continuación se prepararon para una «breve» sesión de calentamiento previo… que duraría dos horas; al finalizar y ya muy agotados, Edium los llevó rumbo al cuadrilátero, donde realizaría el evento de despedida de la Fase 1.

—Jóvenes, —chocó sus palmas emocionado, —vamos a comenzar. Señorita Reuter, al ser usted nuestra cadete estrella por favor, háganos el honor de dar inicio a la despedida de la Fase 1; que su compañero por favor suba al cuadrilátero y se prepare.

Sharon subió al cuadrilátero, se le veía muy sonriente y confiada, disfrutaba cada instante de atención que recibía, brincaba un poco a causa de la emoción lo que atraía más miradas sobre ella; vestía un delgado top blanco, totalmente entallado sobre su parte superior y que dejaba al descubierto su abdomen, donde, además de ser completamente plano, se podía observar un piercing en el ombligo; una licra color rosa, muy corta, calcetas del mismo color y unas zapatillas blancas culminaban su cuidado vestuario, diseñado para ser notada. Un miembro del staff se le acercó para colocarle unas pequeñas almohadillas en cada mano, de modo que los golpes fueran menos dañinos, así como una careta acojinada de seguridad, ambos de color rojo. Se recogió su rubia y un poco más crecida cabellera para colocarse la careta y fue a esperar en una esquina a su contendiente.

El chico, que llamaba mucho menos la atención, portando unos roídos pantaloncillos deportivos negros, cuyo color se estaba volviendo gris a causa de tantas lavadas, y una humilde camiseta color gris, que tenía un pequeño orificio bajo la axila izquierda, no se sentía muy deseoso de entablar combate con su nueva amiga, principalmente por el hecho que era una mujer. Tras acercarse a Edium para externarle su preocupación fue reprendido.

—¡Aquí no hay hombres ni mujeres, sólo cadetes, camaradas, GAMERS!

Así, a regañadientes y temeroso de lastimarla, Jurgen ingresó al cuadrilátero donde recibió los mismos accesorios que Sharon, quien, como era habitual, atraía intencionalmente la atención de todos al hacer algunos ejercicios de estiramiento. Jurgen había logrado algunos avances en los entrenamientos de los últimos meses, sus brazos se habían engrosado y dejaban ver un poco de músculo, su espalda se había ensanchado unos pocos centímetros e incluso su estómago era menos prominente; le agradaba esta nueva sensación de fuerza, se sentía mejor que nunca.

Tras esperar la señal de Edium, quien por supuesto, fungiría como referee de la pelea, pasaron a colocarse los protectores bucales y chocar guantes en señal de amistad; la pelea dio inicio. Sharon le mandó un coqueto guiño acompañado de una sonrisa a su compañero, amigo y ahora rival; comenzó la pelea.

Sharon esperaba que su oponente tomara la iniciativa… luego recordó a quien estaba enfrentando, no dispuesta a permanecer de pie por diez minutos decidió atacar; se acercó a Jurgen y lanzó un golpe con el puño izquierdo que conectó al rostro de su objetivo, lo que lo desorientó un poco; continuó con una serie de rápidos golpes sucesivos contra los que el chico se vio sorprendido, eran rápidos y Jurgen no tenía forma de responder. Los movimientos de la chica no eran muy ortodoxos pero sí muy efectivos, peleaba levantando los brazos, lo que le cubría la cabeza y rostro. Jurgen se dio cuenta que Sharon iba en serio, que sabía lo que estaba haciendo; el chico, apenado por la paliza que estaba recibiendo, decidió contraatacar; fue inútil, Sharon se mantenía muy cerca del cuerpo de su rival, entrando por los resquicios que dejaban los intentos de golpes del inexperimentado joven. Una vez cerca del cuerpo de su oponente, acribillaba a su rival con rápidos y certeros golpes al estómago, así como con patadas a las piernas que lo hacían perder el balance; para Sharon no parecía que fuese la primera vez que peleaba.

No había una regla específica para estos enfrentamientos, no eran peleas de box, el combate era abierto y las indicaciones mínimas, debían pelear usando las artes que consideraran indicadas; Edium sólo detendría la pelea si lo consideraba necesario.

Al ver la dominancia de su amiga, Jurgen volvió a intentar un ataque, pero una vez más fue inútil, Sharon bloqueaba los intentos de golpes al tiempo que los usaba para acercarse a él y atacarlo nuevamente al cuerpo; se notaba que se estaba divirtiendo.

Edium, admiraba la paliza que su alumna estrella le propinaba a su compañero, volvió a revisar su expediente, el cual cargaba siempre junto a los de Reolf, Kl4ws y Gabe, eso por recomendación de Bushnell y Baer; entonces revisó una palabra que antes había leído en el expediente de Sharon y que no había entendido.

Reolf, quien observaba la pelea entre su futuro compañero de equipo y la rival a vencer en los entrenamientos próximos, se asombraba por la capacidad de la chica para una pelea de verdad, se acercó a Brooke, quien conocía a Sharon mejor que nadie más, se encontraba a su lado, por lo que le preguntó.

—Brooke, ¿todas en Prämenstruelles Syndrom pelean así?

—¿Qué? ¡Jajaja! No, Sharon es practicante de Keysi, una vez mandó al hospital a un tipo que quiso propasarse con ella.

—¿Kl4ws? —Respondió riendo Reolf.

—¡SUFICIENTE!

Edium dio la orden de terminar la pelea tras sólo unos pocos minutos, Jurgen se encontraba en el suelo, apenas consciente y tratando de recuperar el aliento, parecía que lloraba pero buscaba por todos los medios evitar que se dieran cuenta; Sharon por su parte deseaba continuar y se acercaba amenazante al chico en el suelo, ella no había recibido ningún golpe mientras que Jurgen apenas y podía respirar, sus piernas se habían amoratado por las patadas que le quitaron la poca velocidad que tenía. Sharon, comprendiendo que la pelea había finalizado, extendió la mano a su compañero y le ayudó a ponerse de pie, dándole una palmadita en la espalda e intercambiaron algunas palabras de aliento. Ambos contendientes bajaron del cuadrilátero y se dirigieron al teniente que deseaba hablar con ellos.

—¡Muy bien señorita Reuter, sorprendente diría yo! Así que no sólo era buena con los videojuegos sino que también es experta en Keysi.

—¿Eso viene en mi expediente? —Sharon trató de parecer humilde pero sabía que esa información se encontraba en su expediente.

—En cuanto a usted Jurgen…

El chico se encontraba muy cansado, aún sin recuperar por completo el aliento tras la paliza que acababa de recibir; evitaba levantar la cabeza pues acababa de ser derrotado de forma humillante, sin poder conectar un sólo golpe, por una chica que pesaba la mitad que él.

—Fue mi culpa. —Dijo Edium. —No me fijé bien en el expediente de la señorita Reuter, no conocía su destreza en defensa personal. De todos modos buen trabajo, no lo hizo mal. —Edium omitió intencionalmente que, en un principio, pensó que Keysi era algún curso de cerrajería que la chica había tomado.

Sharon le dio un pequeño golpe amistoso en la nuca a su amigo, tras lo cual le dijo que se había divertido y que se verían de nuevo en la fase dos. Jurgen le sonrió al mismo tiempo que se ruborizaba, situación a la que Sharon ya se había acostumbrado; Edium les permitió retirarse, lo que ambos hicieron al momento; Jurgen, con los ojos rojos, se disponía a volver a su lugar pero Sharon lo alcanzó tomándolo por el brazo.

—Oye, ¿nunca habías peleado antes verdad?

La pregunta inesperada hizo que Jurgen se trabara un poco más de lo normal aunque pudo responder.

—… Sí, sólo que nunca había golpeado de vuelta.

Sharon rio fuertemente por esa respuesta inesperada, sorprendida por lo patética y más sorprendida aún por lo tierna que le sonaba.

—… ¿Qué fue eso que hiciste cuando peleamos? —Se atrevió a tomar la iniciativa y hacerle una pregunta a la chica, quien respondió cuando dejó de reír.

—¿Eso? Se llama Keysi, es un método de defensa personal que estaba practicando antes de todo esto.

—… ¿Necesitabas defenderte mucho en tu país?

—Muchos hombres se sienten atraídos hacia mí y de vez en cuando se tratan de pasar de la raya; papá insistió en que supiera defenderme cuando decidí vivir fuera. —Sharon lo miró; —no debería hacerlo ya que seremos rivales pero… si quieres puedo enseñarte a pelear en nuestros tiempos libres, verás que no es tan difícil y te daría más confianza.

A Jurgen le encantó la idea de pasar más tiempo con ella, por supuesto que aceptó, no sin ruborizarse.

Un poco consternado por la paliza que acababa de presenciar, el teniente Edium se dispuso a continuar su evento. Kl4ws y Lewis serían los siguientes pues ansiaba ver la capacidad del número dos del mundo y compararlo con el desempeño general de Sharon. Esta pelea era algo que tanto Lewis como Kl4ws esperaban tras los varios roces que habían tenido meses atrás. Edium suponía que tal animadversión les daría, cuando menos, una pelea interesante, y que ayudaría a limar asperezas entre esas dos bestias. Después de obligar a ambos chicos a calentar nuevamente durante cerca de diez minutos, poco para los estándares de Edium, ambos subieron al cuadrilátero.

—Esperaba esto. —Dijo Lewis, quien amaba pelear y ocasionaba peleas por simple diversión. Asumía que Kl4ws también deseaba enfrentarlo aunque, dicho sea de paso, creía que todos deseaban pelear contra él.

—No sabes lo que te espera «schwein». —Fue su respuesta, también le agradaba por fin tener la oportunidad de desquitarse.

Como se había notado antes, la diferencia de estaturas y de condición era muy grande, siendo Kl4ws mucho más alto y musculoso. Lewis por su parte nunca le había huido a pelear con alguien más alto y no creía que estuviera en desventaja. Una vez que se equiparon como sus antecesores lo hicieran, Edium dio la señal para iniciar.

Ambos chicos se lanzaron rápidamente al ataque, los dos deseaban conectar el primer golpe más fue Kl4ws quien lo hiciera. Su ataque impactó la mandíbula de Lewis, le dolió pero hizo acopio de su fuerza para no demostrarlo, aprovechó que su rival tuvo que encorvarse un poco para conectar y tomó a Kl4ws por el cuello entre su brazo derecho, aplicando una torpe llave. No era una forma de pelear muy estética pero Kl4ws no conseguía zafarse, Lewis, usando todo su peso para torcer la columna de su oponente, lanzaba unos débiles rodillazos al estómago de su rival; a causa de lo corto de sus piernas, no alcanzaba a conectar con fuerza.

Tal burdo sistema de combate duró sólo algunos segundos pues Kl4ws, con gran esfuerzo, pudo librarse de la llave; a continuación atacó el rostro de Lewis en repetidas ocasiones, esta vez guardándose de no acercarse demasiado. Lewis bloqueaba la mayoría de los golpes al rostro mientras trataba de acercarse, ya que sus cortos brazos no eran muy funcionales en una pelea a larga distancia, además que disfrutaba más de una pelea cercana. Los golpes de Kl4ws no parecían causarle demasiado daño al rollizo peleador callejero pero le permitían mantener la distancia, así Lewis no fue capaz de volverlo a agarrar por el cuello, pero el chico tenía recursos y se lanzó hacia el suelo, alcanzando a tomar a Kl4ws de una pierna, la que sostuvo con fuerza, como perro de presa.

Con Lewis aferrado a la pierna izquierda de Kl4ws, el combate se volvió una comedia. Lewis trataba de derribarlo pero Kl4ws se defendía como podía, golpeando la espalda del fornido cadete mientras giraba sobre su propio eje como si fuera un trompo. Tal tipo de ataque ocasionó varias risas que hicieron enojar a Kl4ws, quien se sentía humillado, no le gustaba ser catalogado como un bufón.

—¡ ARSCHLOCH!

—¡Tú lo serás! —Gritó Lewis que realmente no había entendido qué fue lo que su rival le dijo pero por el tono de su voz lograba a comprender que no podía ser bueno.

Kl4ws era bastante fuerte y la ira que sentía en ese momento sólo acrecentó su fortaleza. Agachándose y tomando a su oponente por el pecho, logró levantar un poco a Lewis, no mucho pues éste era bastante pesado, pero lo suficiente para desbalancearlo, conseguir que soltara su pierna y lograr derribarlo cerca de la esquina. Inmisericorde se abalanzó sobre él mientras seguía en la lona y procedió a molerle la cabeza a golpes. Edium, que presentía que las cosas estaban por salir de control, estaba por terminar el combate cuando Lewis logró sacar la mano fuera de las cuerdas del cuadrilátero, recibió una palmada de parte de su hermano Gabe, quien ingresó cargando una silla que estrelló sobre la cabeza de Kl4ws.

Eso no estaba dentro de las reglas, aunque tampoco había reglas; Edium gritó que se detuvieran, las acciones de Gabe elevaron los decibeles de la audiencia con lo que las órdenes del mentor no pudieron ser escuchadas, los espectadores comenzaban a emocionarse. Gabe atacó por sorpresa a Kl4ws, quien no esperaba a un entrometido, lo que dio tiempo a Lewis para reincorporarse y atacar también. Entre los dos se combinaban para golpear a su oponente, que ya se veía dañado y sangraba de la cabeza a causa del golpe con la silla; el teutón intentó defenderse pero no era fácil enfrentar a dos salvajes al mismo tiempo, en especial a Gabe quien ya tenía experiencia en peleas de torneo. Al ver a Kl4ws en clara desventaja y ya en malas condiciones, su amigo Markus no lo toleró más y se lanzó a pelear para ayudarlo, tomando a Lewis como objetivo y embistiéndolo directamente.

Al integrarse Markus a la pelea, el poco orden que quedaba se perdió, algunos de los otros cadetes siguieron el ejemplo de Gabe y Markus e ingresaron para tomar partido por uno u otro bando.

Jurgen observaba la pelea al lado de Sharon, mostrándose indeciso entre participar o no; sentía que su obligación era ayudar a su amigo pero conocía bien sus limitaciones en combate, en especial tras haber perdido ante una linda chica. Sharon notó su indecisión y le animó a participar.

—Es tu amigo, deberías ayudarlo. —Dijo ella.

Motivado por las palabras de la chica, Jurgen entró a la pelea campal para ayudar a su gran amigo, su hermano aunque no fuera de sangre; mismo que le recibiría con un golpe directo a la cara y sin ninguna protección. En la confusión de la melé, Lewis ya no veía a quién estaba atacando y sólo lanzaba golpes al azar esperando conectarlos en alguien, en quien fuera; irónicamente ese alguien acabó siendo Jurgen, quien cayó al suelo totalmente noqueado. Sharon echó a reír ya sin poder contenerse. Edium por su parte simplemente se llevaba la mano al rostro, entendiendo que esta pelea de despedida probablemente no había sido tan buena idea.

Si te gustó la novela, apóyame consiguiendo alguna de las ediciones en formato físico y digital en Amazon, al igual que consiguiendo sus secuelas. Me ayudarás enormemente. Gracias por leer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *