El Programa GAMER - La Era de los Sheitans - DIGITAL

El Programa GAMER – La Era de los Sheitans – Capítulo 26 – Lo que acecha bajo tierra

Nunca habían estado en aquel lugar, ¡era tan diferente de todo lo que habían visto hasta el momento! Y habían visto cosas asombrosas pero nada que les hubiera preparado para lo que estaba frente a sus ojos, era algo de otro mundo, literalmente sentían como si hubiesen atravesado un portal hacia una dimensión de ficción, sacada de la imaginación de los más locos cineastas.

Los muros estaban recubiertos por una brillantísima placa metálica, de un material extraño; no era aluminio, no era acero, se sentía diferente al tacto; tampoco había marcas de uniones de las placas, era como si se tratase de una sola pieza inmensa, descomunal, que recubría todo a su paso. La iluminación simplemente estaba ahí, no había fuentes de luz, no veían lámparas por ningún lado, no tenían focos en el techo, por supuesto que no había ventanas (no podría haberlas al estar bajo tierra); el lugar permanecía iluminado uniformemente como por arte de magia, en ningún rincón se veía una sombra o existía algún resquicio que quedara envuelto en penumbras.

Pero no les molestaba a la vista.

Los pasillos eran amplísimos, mucho más de lo que sería necesario; grandes grupos de personas podrían recorrerlos uno al lado de otro sin siquiera acercarse a tocar las paredes. Extrañamente estaban vacíos, nada había que interfiriese el movimiento, ni muebles, ni sillas, nada. Y los techos, de una altura sin precedentes, mucho más altos que una bodega e igualmente iluminados como si a nivel de piso estuvieran, estaban totalmente cubiertos por el mismo material de los muros.

Y hablando del piso, estaba hecho del mismo extraño material que las paredes, e igualmente sin uniones que lo separaran de los muros, ni a éstos del techo; era como si todo el interior se tratase de una enorme formación metálica que se había solidificado uniformemente alrededor, recubriendo cada recoveco sin dejar nada que escapase a su tierno abrazo.

Tanto espacio no parecía tener una función práctica, no había tantas personas en aquel lugar, sus habitantes no llegaban siquiera al millar; la amplitud desproporcionada de sus espacios no tenía sentido.

Se encontraban en un salón de gran tamaño, a diferencia de los pasillos que habían atravesado, éste tenía varios sillones dispuestos al centro, colocados en hileras horizontales que iban escalando en una plataforma, como si fuese una pequeña sala de cine; eran los únicos muebles que hasta el momento habían visto. Tomaron asiento y aguardaron como se les indicó. Finalmente se acercó alguien muy conocido.

—Buenos días chicos, lamento que hoy no hubiésemos podido hacer suficiente calentamiento pero era necesario venir aquí. ¿Qué les parece el lugar? Impresionante, ¿verdad?

Era Edium y las personas que se encontraban sentados en los sillones eran los sesenta y cuatro cadetes del Grupo 1.

—¿Suficiente? ¿Cuándo ha sido suficiente para él? —Dijo uno de los chicos en voz baja. Edium fingió no escucharlo, o quizá realmente no lo escuchó por estar enfocado en sus propias ideas.

—Bienvenidos al Nivel-4; y déjenme decirles que para mí también es la primera vez que lo visito, ¡vaya que estoy sorprendido! Si bien todo Blossom es excepcional este lugar parece de otro mundo.

Aguardaron unos minutos más, los GAMERS platicaban entre ellos en voz baja mientras Edium hacía algunos estiramientos musculares, había instado a sus chicos a aprovechar cada instante libre para activar sus músculos pero ellos sólo fingían hacerlo cuando el teniente los veía, y aquel tenía su atención centrada en lo maravilloso del Nivel-4. Tras varios minutos de espera silenciosa llega con ellos la bellísima Aida Mika, quien los saluda sonriente al verlos en sus dominios.

—Chicos, ¡qué gusto me da verlos aquí! —Les dijo.

—Doctora Mika, nos complace su presencia, no sabíamos que usted vendría con nosotros. —Respondió Edium apenado, la doctora era muy bella y el teniente no pudo evitar ruborizarse y balbucear un poco, lo que hizo reír a los GAMERS.

—¡Pero claro que estaré con ustedes! Dense cuenta lo importantes que son los GAMERS para nosotros, y ustedes chicos, aún más pues serán los primeros en usar el equipo que hemos preparado durante todo este tiempo. Para nosotros el que ustedes ya estén aquí es muy emocionante.

—Doctora, —intervino Edium, —nos indicaron acudir al Nivel-4 el día de hoy pero no nos dijeron más. ¿A qué se debe? Tenía entendido que este lugar estaba completamente prohibido para cualquiera que no pertenezca a su staff.

—El ingreso aquí es sumamente restringido pero ustedes son una excepción. Pedí que vinieran pues deseo conocer directamente cómo cada uno de ustedes siente sus trajes una vez que los usen por primera vez. Sharon y Kl4ws no refirieron incomodidades pero me preocupa cómo pueden sentirse aquellos de ustedes con cuerpos… diferentes. —El comentario de Mika fue tomado con desdén. —Pero qué modales los míos, ¿les gustaría conocer nuestras instalaciones?

Mika llevó a los GAMERS y al teniente nuevamente a través de los enormes pasillos, el eco de las pisadas resonaba incesantemente mientras recorrían esos gigantescos espacios vacíos.

—El Nivel-4 es la zona más profunda de Blossom, está completamente aislado del resto del campamento. Sólo un ascensor lo comunica con el exterior y nada más, no hay forma de ingresar a los niveles 2 y 3 directamente desde aquí, y aún desde el exterior el acceso está bien resguardado y recubierto en el Hangar-28.

—Impresionante doctora, impresionante. —Edium sólo trataba de hacerle plática.

—¿Qué hacen aquí exactamente? —Preguntó Sharon.

—En pocas palabras, hacemos todo; el Nivel-4 es el sistema nervioso de Blossom, sin las funciones que se realizan aquí no podría funcionar nuestro campamento, así de sencillo. Aquí se encuentran los equipos estabilizadores de presión de los niveles dos y tres, la planta recicladora de agua, el extractor de oxígeno y todo el equipo que proporciona energía al campamento. En pocas palabras, sin el correcto funcionamiento del Nivel-4, Blossom no podría existir.

Y Mika continuó hablando.

—Y además de esas funciones tan importantes, aquí es donde tenemos las fábricas de PARASOL, la compañía para la que trabajo, aquí realizamos la investigación y desarrollo de todo el equipo que será utilizado para el contraataque, como lo son sus DSM-1, las «Chimeras» y más equipo que nos ayudará a exterminar a esos sheitans.

—¿Qué otras cosas han hecho?

—Por ejemplo, nosotros fabricamos unas potentes máquinas industriales con las que estamos levantando el cerco en las mayores ciudades del país, y créanme que lo estamos logrando en tiempo récord. —Mika presumía. —De hecho… —Añadió. —PARASOL es directamente responsable de la construcción de todo Blossom.

Finalmente uno de los mayores misterios estaba resuelto, Blossom tenía un origen, un creador; si podían hacer algo tan impresionante como el campamento, podían lograr lo que sea.

—¿Usted construyó Blossom? ¡Eso es impresionante! —Edium trataba de galantearse.

—No teniente, yo ni siquiera había nacido cuando comenzó la construcción en la década de los 60. Aunque sí fui partícipe durante las fases finales de su desarrollo, una vez que lo más difícil se había terminado. —Dijo lo último tratando de ser modesta.

—Sin duda su intervención fue clave doctora. —Dijo Edium sin darse cuenta que su rostro estaba rojo, los GAMERS reían en silencio. —¿Puedo preguntar de qué material son los muros? Me dan la impresión de tratarse de una aleación muy especial. —Edium no tenía idea de lo que hablaba.

—Los muros son obra de mi mentor, el doctor Shafto, quien es el verdadero creador de Blossom. El doctor Shafto estaba a cargo de PARASOL cuando comenzó el proyecto y fue quien seleccionó directamente la ubicación y la forma que finalmente tendría nuestro actual hogar. Era una mente excepcional, me enseñó todo lo que sé. Los muros son un ejemplo de su genio brillante. El doctor Shafto estaba preocupado por el tremendo peso artificial que el Nivel-4 habría de soportar y temía se colapsara, condenando a la muerte a todo Blossom. Por eso ideó un material resistente que diera soporte adicional a esta parte tan importante. Fundió varios materiales para crear una plasta maleable; después, una vez se hubiese terminado la forma básica de todo el Nivel-4, con sus cámaras, oficinas, zonas habitacionales, todo con la forma que vemos; literalmente la inyectó al interior, en serio, inundó todo este lugar con una cantidad impresionante de aquel fluido. Después hubieron de esperar años a que fraguara; Shafto lo había creado pensando en una propiedad particular y era que, una vez solidificado, el interior se degradaba en un material polvoso que era fácilmente removible, dejando únicamente unos bordes metálicos de un grosor de aproximadamente un metro, con una densidad superior al carbino, al menos diez veces más resistente. Y así creó la cubierta perfecta que vemos en este momento, sin uniones que puedan colapsarse. Genial, ¿verdad?

—¡Maravilloso!

—Y no sólo eso, Shafto ideó su aleación, la cual nunca nombró pero que yo llamo «Shaftonio» en su honor, para tener una propiedad adicional; habrán notado que no tenemos focos pero aún así está perfectamente iluminado. Esa luz proviene directamente del shaftonio, que provee una luz constante y uniforme alrededor de toda su superficie, eso con un agradable tono azul y sin generar calor. Incluso el consumo de energía es minúsculo. Aunque… tiene sus desventajas, dormir es sumamente difícil aquí ¡jajaja! ¡Jamás se oscurece! Quizá por eso trabajamos tan rápido, no nos es posible dormir tranquilamente aquí.

Atravesaron varios pasillos idénticos y recubiertos de shaftonio, visitaron la planta de energía nuclear, responsable de permitir todas las funciones de Blossom. Mika tranquilizó a los GAMERS al asegurarles que la energía nuclear es segura y que el riesgo de explosión es inexistente, aunque el comentario que el inspector de seguridad se llamaba Homero causó nerviosismo pues, efectivamente, ese era su nombre.

Visitaron la planta de recuperación de agua; Mika les explicó que funcionaba de diversas formas, por un lado en cierta medida se alimentaba de varios depósitos subterráneos de agua, localizados a kilómetros de distancia de Blossom y conectados al refugio mediante una extensa red de tubería. Una vez en la planta esa agua era dividida en tanques, uno para su consumo, para lo cual se purificaba; y otro para su uso en limpieza y otras actividades que la requirieran, para finalmente reciclar lo restante para su uso. El sistema también recolectaba agua de lluvia y de hecho esa agua tenía preferencia, pues cuando el tanque destinado a esa agua se llenaba, se consumía antes que utilizar la de depósitos subterráneos.

—Por eso a veces les sabe diferente. —Les dijo Mika.

Los llevó a conocer el centro de soporte vital, que era el encargado de la extracción de oxígeno y rayos U/V desde el exterior para mantener una vida adecuada en los niveles dos, tres y cuatro. También era donde se regulaba la temperatura y presión atmosférica. Gracias al trabajo de quienes ahí laboraban, la vida al interior de Blossom era tan o más agradable que al exterior.

—¿Cómo respiran aquí abajo si está recubierto por shaftonio?

Mika señaló hacia el techo.

—No se alcanzan a ver debido a la altura pero alrededor de la parte superior de los muros tenemos unas rejillas redondeadas que van conectadas a una tubería que sobresalía un metro de los muros de granito tras el shaftonio; la aleación se solidificó alrededor de esa tubería lo que nos permite respirar y mantener una temperatura agradable; respecto a los rayos U/V, bueno, por eso estamos pálidos ¡jejeje! Tomamos sumplementos vitamínicos para eso.

—Lo que no entiendo doctora, ¿por qué el tamaño tan grande de los pasillos y los muros tan altos? —Preguntó Edium.

Mika dudó en contestar.

—Primeramente se sabía que sería necesario transportar maquinaria pesada por nuestras instalaciones por lo que los espacios debían permitir el correcto tráfico incluso de tanques y hasta aviones. Recientemente este espacio ha sido de utilidad por los sheitans.

—¿Aquí los tienen? —Preguntó un GAMER.

—Sí, tenemos los cuerpos en un cuarto frío y a los vivos en una zona de contención, dentro de jaulas especiales.

—Pero no hay forma que el doctor Shafto hubiera anticipado que necesitarían jaulas para sheitans, ¿verdad? —Preguntó otro.

—En efecto, era genio, no clarividente. Las jaulas no están hechas de shaftonio pero son tan eficientes como el resto de nuestro trabajo.

Mika entonces llevó a los GAMERS a la sala de contención, donde los sheitans vivos se encontraban almacenados; pretendía que verlos en sus jaulas los tranquilizara. Los chicos se asombraron por lo que vieron: pese a la notoria limpieza del Nivel-4, la zona de contención estaba en malas condiciones, el piso y los muros de shaftonio tenían notorias marcas de garras, había sangre seca en el piso, así como restos de heces que habían sido arrojados de sus jaulas. Por supuesto el olor era terrible.

—Como pueden ver los sheitans se han resistido. Son un poco pequeños pero confiamos tener algún día aquí a uno de los grandes.

Tenían a siete sheitans vivos, almacenados de forma individual en jaulas independientes; ninguno de más de tres metros de altura. Todos estaban muy flacos y presentaban numerosas heridas en el cuerpo, cinco de ellos no estaban completos pues no tenían todos sus miembros. Mika les aseguró que esas amputaciones no habían sido obra de su equipo sino que fueron resultado de la captura.

Los sheitans estaban furiosos, tan pronto entraron los GAMERS comenzaron a rugir y a estrellarse contra los barrotes de las jaulas, éstos crujían con el impacto, los chicos, que estaban situados bastante lejos de las jaulas por cuestiones de seguridad, pensaron que éstas se iban a desbaratar.

—¿No temen que les arrojen bolas de fuego? —Preguntó Edium.

—Hemos removido las Yesqueras, no pueden crear esa chispa. Además los alimentamos de modo que no puedan generar un proceso metabólico adecuado para la creación de las bolas de fuego.

Algunos de los GAMERS pensaron que las condiciones en que mantenían a las bestias eran muy crueles. Mika lo pudo ver en sus caras y no trató de justificarse.

—Síganme por favor, es hora que prueben su equipo. —Les dijo Mika, y todos se alejaron de aquella cámara de los horrores, dejando tras ellos a siete sheitans furiosos.

Se dirigieron a la zona del almacen y encontraron montones de cajas metálicas apiladas unas sobre otras; en un extremo había unas alargadas mientras que en el otro se encontraban otras más grandes y cuadradas.

—La señorita Sharon y el señor Kl4ws ya pudieron probarlos; díganme chicos, ¿qué les pareció?

—No se sentía nada, era como no traer nada puesto. —Dijo Sharon; Kl4ws solo asintió con la cabeza cuando se le preguntó si opinaba igual.

—Esa era precisamente la intención. Esas cajas de allá contienen sesenta y cuatro «Dragonskin» con todos sus aditamentos; aquellas otras tienen las «Chimeras». Las armas son intercambiables pero los DSM-1 no son tan versátiles, están hechos a la medida de cada uno de ustedes así que cuídenlos mucho.

Mika les indicó abrieran las cajas que tenían sus nombres, los GAMERS se acercaron a ellas y las abrieron, tocaron los «Dragonskin», sintieron la textura del material; algunos tomaron el «Dragonbones», se les hizo pesado; Mika les aseguró que la fuerza adicional que les daría el traje, una vez portándolo, les haría no sentir peso alguno.

Estaban enfrascados en la revisión de sus trajes, ya querían probárselos y de hecho esa era la intención, pero un estruendo les hizo dejar las cosas en el suelo. Se escuchó un ruido muy fuerte, le siguieron algunos gritos, después un rugido. Sharon corrió a la entrada y se asomó, vio a algunas personas que corrían y gritaban; otros GAMERS corrieron a la entrada y se le unieron para ver lo que ocurría, pudieron ver algo grande que se movía lejos, caminaba trabajosamente a través de los amplios pasillos; tomó a una mujer que portaba una bata blanca y la separó en dos, la mujer ni siquiera alcanzó a gritar.

—¡Regresen! —Gritó Mika. Los GAMERS obedecieron y se resguardaron en el almacen.

Escucharon más rugidos, seguidos de gritos; luego se escucharon disparos.

つづく

Continúa la historia en El Programa GAMER – Tormenta de Fuego Disponible en formatos físico y digital a través de Amazon y Kindle Unlimited

Si te gustó la novela, apóyame consiguiendo alguna de las ediciones en formato físico y digital en Amazon, al igual que consiguiendo sus secuelas. Me ayudarás enormemente. Gracias por leer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *